1-1-e1669908198824-png
40194050_wm-9652955-8839270-jpg

La realojamiento en el barrio jamaiquino es clave para el cambio tan esperado

"Yo estaba muy feliz. En todo en la vida hay que tener fe y esperanza”, dijo Ineida Barroso en declaraciones a la agencia Lusa al ver la nueva casa donde vivirá con sus dos hijas, un piso cercano a un colegio y en la misma parroquia de la Barrio Vale de Chicharos, conocido como el barrio de Jamaica, en el municipio de Seixal, distrito de Setúbal.

Era un cambio que se necesitaba desde hace mucho tiempo y, según él, en un momento en que realmente lo necesitaba.

Un grupo de 119 vecinos del barrio (37 familias) comenzaron hoy a ser realojados, en una nueva etapa de un proceso que comenzó en 2018 y debería estar concluido a finales de año, según el municipio.

Ineida Barroso, una limpiadora que trabaja para el Ministerio de Hacienda y un banco en el centro de Lisboa, solo piensa en reorganizarse en su nuevo hogar después de embarcarse en la aventura de venir a Portugal hace ya diez años en busca de una vida mejor.

Para la inmigrante, haber vivido en el barrio Jamaica no es motivo de vergüenza porque en todos lados lo importante es ser ella misma.

“No tengo vergüenza. Cualquiera que quiera vivir conmigo debe vivir conmigo y mi realidad. No le mostraré a nadie que no lo soy. Si soy negra tengo que seguir siendo negra, no puedo ser otra, tengo que seguir con mi realidad y esa era mi realidad”, dijo.

El barrio Vale de Chícharos (barrio Jamaica) surge a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 a través de ocupaciones individuales de propiedad privada.

Esta mañana hubo mucho revuelo en la entrada al barrio con las mudanzas de varios vecinos que, como Ineida, ahora inician una nueva vida en casas adquiridas por el municipio y puestas a disposición a través de un programa de renta asistida.

Es en este escenario que el concejal responsable de la vivienda en la cámara de Seixal explicó a la agencia Lusa todo el proceso en curso.

Posteriormente, en 2017 se realizó un relevamiento exhaustivo de la cantidad de personas que viven en el barrio, se identificaron 234 familias, de un total aproximado de 750 personas, con derecho a ser incluidas en un proceso de reasentamiento.

Le conseiller Bruno Santos a expliqué que, sur les 234 familles identifiées, 64 ont été relogées fin 2018, toujours dans le cadre du programme Prohabita dans lequel l'effort financier de la municipalité était de 65% et le reste du secrétariat d'État au Vivienda.

Ya en el marco del plan de recuperación y resiliencia, se ha logrado transitar al reasentamiento completo, el cual se está realizando de manera paulatina.

En octubre, 37 familias del barrio fueron realojadas bajo este esquema, hoy otras 37 y las 96 restantes deberían estarlo a fin de año.

En este programa de realojamiento, el municipio ha optado por repartir las personas entre todas las parroquias del municipio y no por crear nuevas urbanizaciones.

“Entendemos que crear nuevos barrios no funciona. Al trasladar la mayor parte de estos problemas a una misma zona, reproduciríamos, aunque con mejores condiciones de vivienda, gran parte de las dificultades existentes”, explicó el concejal, y agregó que la opción encontrada fue integrar a estas personas en la comunidad como cualquier habitante de la comuna condado.

Las 101 familias que ya viven así, subrayó, están totalmente integradas, asumiendo sus responsabilidades como cualquier ciudadano más.

“Nos aseguramos de que nadie se quede atrás. Todos ganamos, mientras todos puedan tener derecho a una vida digna y una vivienda digna”, dijo.

Hasta el momento, apuntó el edil, se ha logrado encontrar viviendas que puedan cubrir estas necesidades y también existe la preocupación de acompañar a estas personas en el período post-reubicación, ayudando a superar las dificultades del proceso de reubicación.'integración .

“Estamos en un departamento donde la integración está en nuestra génesis. Primero recibiendo gente de todo el país, luego con gente que viene de todo el mundo. Esta diversidad es una de las características de nuestro municipio y tiene mucho sentido trasladar a la gente de forma natural al municipio de Seixal”, ha subrayado.

En el distrito de Jamaica, que poco a poco va dejando de serlo, la inmensa mayoría de los habitantes son de Santo Tomé, Guinea y Angola.

Ineida, que hoy fue el rostro del cambio, es uno de esos ejemplos de diversidad que alguna vez viajó a Portugal para, como ella dice, “la vida de aventura”.

GC // LCM

Artículos recientes